LAS 5 RECETAS GRATIS

Los 7 trucos que me hacen ahorrar tiempo y dinero al lavar la ropa

Escrito por Mayra. Posteado en Consejos, Hogar Sano, Limpieza Ecológica, Minimalismo

Trucos para ahorrar con la lavadora

Lo confieso, ODIO LAS TAREAS DEL HOGAR!!

Y supongo que no seré la única, porque a todo el mundo nos gusta tener una casa limpia y ordenada pero las tareas del hogar muchas veces resultan una carga imposible y a mi una de las que más me suele robar el tiempo es poner la lavadora y tener toda la ropa a punto. Piénsalo: juntar la ropa, separarla en colores (yo no me rompo mucho la cabeza: claro y oscuro), revisar manchas, frotar las prendas que llevan manchas, poner la lavadora, tender la ropa, recogerla, doblarla, colocarla en su sitio, planchar lo que sea necesario, usarla, mancharla y vueeeeeelta a empezar.

Con el paso del tiempo, sobretodo con la llegada a casa de nuevos miembros familiares que multiplican la ropa sucia a una velocidad vertiginosa, he ido optimizando esta tarea casi de forma inconsciente y me he dado cuenta de que he llegado a ahorrar bastante tiempo y dinero con unos sencillos trucos.

 Trucos para ahorrar tiempo y dinero al lavar la ropa:

1. Hacer mis propios productos para la lavadora.

Lo del ahorro del dinero viene principalmente de hacer yo misma el jabón y el suavizante para la lavadora con las recetas que te cuento aquí y aquí, que no pueden ser más sencillas y no te lleva mucho más tiempo que ir a a la tienda a por los productos. Llevo unos dos años usándolas y no he vuelto a comprar ni un sólo bote de detergente, así que imagina lo que he ahorrado (te haría el cálculo, pero ya no me acuerdo ni cuanto cuestan, puedes hacer la prueba y calcularlo con los que sueles comprar y nos cuentas en los comentarios 😉 ), además de asegurarme de no no estar metiendo sustancias tóxicas en la ropa que está todo el día en contacto con la piel (sobretodo cuando hay bebés).

2. Separar la ropa previamente.

Parece una obviedad, pero lo cierto es que yo antes no lo hacía, tenía un único cesto de la ropa sucia y cuando quería poner una lavadora tenía que andar separando y perdía un montón de tiempo. Ahora tengo dos, uno para la ropa clara y otro para la ropa oscura, lo que me permite también ir viendo cuándo se está llenando cada uno y hace falta poner una lavadora. ¡¡Una solución fácil!!

3. Limpiar las manchas difíciles en el momento.

Con una niña de 2 años y medio y un bebé de dos meses te puedes imaginar que casi tooodas las manchas son difíciles (yo también contribuyo que con los lamparones soy un caso) así que lo que trato de hacer es limpiarlas en el momento de echar la ropa a lavar, cuanto más recientes estén mejor. Me he dejado en el baño donde tengo los cestos un jabón casero a mano (tienes la receta aquí) y así es mucho más sencillo hacerlo en el acto. Y cuando la vida no me da para más y se me juntan varias prendas con manchas importantes, dejo una lavadora para meterlas juntas y frotarlas todas de un tirón.

4. Tender la ropa muy estirada o en perchas.

Mi madre siempre me recuerda que hubo un tiempo en que me encantaba planchar (debió ser cuando empecé a crecer y la plancha me parecería ese electrodoméstico prohibido y fascinante que podía empezar a usar porque ya era “mayor”), pero ahora que tengo cosas muchísimo más interesantes que hacer en la vida, esta tarea me parece una absoluta pérdida de tiempo. Así que plancho lo mínimo y necesario y para eso trato de tender la ropa muy bien estiradita o en perchas para que no se arrugue demasiado.

5. Equilibrar el centrifugado.

Otra de las cosas con las que juego para planchar lo mínimo es el centrifugado. Si el tiempo es cálido basta con poner un centrifugado corto para que la ropa quede más húmeda y se vayan mejor las arrugas al tenderla con peso. Si hace frío, centrifugado más potente para que tarde menos en secarse y a tender y doblar con más esmero.

6. Doblar la ropa según la recojo del tendedero.

Esta es una de las cosas que más tiempo me ahorra, según voy recogiendo la ropa la voy doblando y colocando por zonas donde la tengo que guardar (me ayuda mucho tender la ropa por zonas también, lo mío todo junto, lo de la niña, lo del padre, lo del bebé… y los calcetines casados ;)), así el gesto de recoger y doblar se hace en uno solo lo que lo simplifica muchísimo más. Antes recogía la ropa en un barreño, me la llevaba a algún lugar de la casa, la doblaba según caía y la iba repartiendo a cada sitio y a veces en medio de todo esto me surgía otro cosa y la ropa se quedaba eternamente esperando ser doblada y arrugándose a tope.

7. Planchar lo mínimo (o directamente no planchar).

Pues sí, últimamente pienso mucho en que eso de planchar está sobre-valorado, la arruga es bella!!! No? Jeje. Sí que hay prendas que es necesario planchar, pero lo cierto es que la mayoría de la ropa que nos ponemos, si se siguen bien los trucos anteriores, no necesita planchado o incluso le perjudica (prendas de algodón como las camisetas o los pantalones vaqueros se estropean más con la plancha). Y también he rebajado bastante el nivel de exigencia en cuanto a las arrugas en la ropa se refiere (que al final todo en la vida es relativo… y no hemos venido precisamente a planchar 😛 )


Así que estos son los trucos que me están haciendo ahorrar un montón de tiempo y dinero desde que los pongo en práctica para la limpieza de la ropa. Seguro que muchos de ellos ya los estás haciendo y tal vez te apetezca compartir tu opinión o puedes contarnos alguno más o decir qué te han parecido los que no conocías, los comentarios están totalmente abiertos y nos ayudan a crecer y aprender en compañía.

Un abrazo,

Mayra-PANGEA Mundo Natural

PD: Si crees que este artículo le puede servir a alguien, no dudes en enviárselo o compartirlo en las redes sociales, tal vez le hagas un favor con tu pequeño gesto! Y si es la primera vez que vienes aquí o te gusta las cosas de las que voy hablando, apúntate a mi boletín y no te pierdas nada (además del contenido extra sólo para las personas suscritas, te regalo Las 5 recetas de Limpieza Ecológica que me cambiaron la vida)

 

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (9)

  • Gema

    |

    Salvo lo de mis propios productos de limpieza, que por eso he llegado a tí, con lo demás hago lo mismo. Lo de planchar, casi inexistente gracias a las perchas y a tender muy estiradito en cuanto termina la lavadora, pero cuando no queda más remedio mi recomendación es pasar la plancha a la prenda cuando la has sacado de la lavadora. Como ya está húmeda, no necesitas aplicar vapor, solo plancha caliente, ahorras energía y esfuerzo, después a poner en percha, y ni una arruga, directa al armario cuando esté totalmente seca.
    Saludos, Gema

    Responder

  • susana

    |

    Gracias Mayra te escribo de Argentina,muy generosa en tus consejos!!!
    Siempre es tiempo de aprender
    Susana

    Responder

    • Mayra

      |

      ¡Hola Susana!
      Me alegra saber que lees el Blog desde Argentina!!
      Gracias por tus palabras!!

      Responder

  • Araceli Magdaleno

    |

    Yo utilizo mucha ropa blanca, por lo que remojo un rato en jabón antes de tallar cuello y puños, para mandarlo a la lavadora , todo lo blanco junto. Sacudo la prenda para que tome forma al ponerla en las perchas , y aplico almidón en cuello y puños,para que se manche menos.

    Responder

    • Mayra

      |

      Muchas gracias por tu comentario y por tus consejos, Araceli!
      La ropa blanca es la más difícil con diferencia…
      Un abrazo

      Responder

  • Sandra Teixeira

    |

    Mayra: me gustan mucho tus recomendaciones, la verdad es que lo hago muy parecido a ti. En lugar de separar la ropa sucia por colores, la separo por personas debido a la variedad de ropa y tipo de suciedad, así que tengo 4 cestos, uno para mi hijo mayor (18 años), uno para mi hija (5 años), otro para mí junto con mi marido y el 4to cesto para ropa de casa (sábanas, toallas, mantas,etc)
    Otro truco que yo agregaría es ir involucrando a los peques en estas tareas, ya sé que los tuyos son aún pequeños, pero en mi caso me ayuda muchísimo que mi hijo mayor se encargue de su propia ropa, y a mi hija ya le estoy enseñando, me ayuda cuando recojo la ropa de ella del tendedero, la vamos doblando y metiendo en su carrito de compra de juguete. Ella va tan feliz empujando su carrito hasta la habitación y luego guardándola en los cajones, es un juego que compartimos y que le enseña a ordenar.
    Ah! y concuerdo absolutamente contigo la idea de la plancha!
    Sandra Teixeira

    Responder

    • Mayra

      |

      ¡¡Qué buena idea lo del carrito!! Seguro que a Noa le encanta 😉
      Me alegra saber que coincides con la idea de la plancha, no sabes la de gente que me ha comentado lo mismo a raíz de publicar este artículo y que no lo decían en público por vergüenza… hay que liberarse del yugo de la plancha!! jajaja
      Me ha encantado reencotrarte por aquí Sandra, muchas gracias por tu comentario!!!

      Responder

  • May

    |

    Leyendo tus recomendaciones parece que lo vivía en directo, yo fui muy esclava de la casa pero ahora hago lo justo y necesario, no me gusta ni la cocina ni nada, cada día tengo menos ganas de hacer esas tareas, será que ya voy teniendo una edad y quiero hacer lo que me gusta y me apetece y desde luego las tareas del hogar ya no me gustan ni me apetecen, eso no quiere decir que no las haga pero me tomo la vida de otra manera, la vida nos va enseñando a tener prioridades.
    Estoy encantada con los productos que publicaste, el jabón de la lavadora, y el limpiador multiusos son estupendos y creo que llegaron a mi vida para quedarse definitivamente, yo ya hacia algo de jabón y alguna cosita mas, pero eses dos productos me gustan muchísimo, el suavizante yo ya lo estaba utilizando.
    Gracias por todas las ideas que nos das y que al menos para mí son muy interesantes.

    Saludos May

    Responder

    • Mayra

      |

      Totalmente de acuerdo contigo, May!! La vida no está para pasársela limpiando y hay que establecer prioridades. Se trata de vivir en un ambiente agradable, limpio y ordenado, pero no como el fin, sino como el medio para disfrutar de otras cosas. El problema muchas veces viene por los problemas que tenemos para organizarnos y la cantidad de objetos que almacenamos para “ser felices” cuando en realidad sólo nos dan más trabajo y (por ende) menos felicidad.

      Responder

Deja un comentario

¿Quieres saber más sobre recetas de cosmética y limpieza ecológica, organización fácil del hogar, salud natural, nuevas fuentes de ingresos?

Comienza Hoy a Vivir Más Natural

Comienza HOY a Vivir Más Natural, un programa pensado para las personas que quieren tomar el control de su vida!!

Tus comentarios…

Mayra

|

Muchas gracias por tus palabras, Patricia 🙂
Un abrazo!

Mayra

|

Claro, Julieta, agrega un poco de agua caliente y remueve.

Mis amigas y amigos…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies de este Blog, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR