LAS 5 RECETAS GRATIS

Volver a la rutina de forma natural: afrontando el síndrome postvacacional

Escrito por Mayra. Posteado en Crecimiento personal, Emprendimiento, Estilo de Vida, Minimalismo

Como volver a la rutinaHay personas a las que la volver a la rutina apenas les cuesta trabajo y la afrontan con entusiasmo y con alegría incluso; pero lo cierto es que la mayoría disfrutamos estando de vacaciones y llegado el momento de retomar las obligaciones nos encontramos sin energía, todo parece un mundo y se nos apodera la apatía llegando al punto de la depresión casi.

Si además eres de mente dispersa, como la mía (yo prefiero llamarlo “mente inquieta” que queda mucho más interesante), puede que no seas capaz de ver la luz al final del túnel y ésto te impida avanzar en tus tareas y en tu vida.

Tantos años de convivencia conmigo misma y con mis crisis existenciales (como la que te contaba hace un par de semanas aquí) me han hecho plantearme cómo afrontar estos estados apáticos de la mejor manera y he descubierto una serie de cosas que a mi me sirven para levantar el vuelo y recuperar la energía perdida:

  • Buscar objetivos motivadores.

La vuelta al trabajo o a las tareas puede ser tedioso si se enfoca como una obligación que nos viene de arriba (yo a veces me imagino como si me cayera una losa tipo menhir de los de Obelix y tuviera que llevarla a todas partes), por eso me sirve plantearme algún objetivo motivador, un nuevo proyecto o nuevo enfoque a lo que ya estoy haciendo, que suponga un reto interesante. Trato de tener cuidado con no pasarme de entusiasta y poner muchos objetivos o demasiado ambiciosos (nos suele pasar a las “mentes inquietas”) porque se produce el efecto contrario y acabo abrumándome al ver que no alcanzo a todo.

Esta temporada me he propuesto escribir todos los martes en el blog sobre las cosas me interesen, que haya puesto en práctica o que vaya descubriendo, de modo que en cada artículo hablo sobre algo nuevo y motivador (si no quieres perdértelos apúntate al boletín aquí) pero no me agobio tratando de escribir todos los días o varias veces a la semana y me permite avanzar en mis otras tareas.

  • Realizar actividades satisfactorias.

Además de marcarme objetivos motivadores dentro de las tareas, me resulta de lo más interesante iniciar o retomar actividades que me gustan y me proporcionan ratos de satisfacción que recargan las pilas para todo el día o la semana. Puede ser hacer algo de deporte, practicar un hobby o salir al campo el fin de semana. Las actividades al aire libre me parecen mucho más efectivas para desconectar y cambiar el paisaje rutinario (casa, ciudad, oficina, ordenador…).

Este mes hemos retomado el huerto con ganas (después de las vacaciones estaba hecho un desastre) y siempre que podemos nos escapamos a trabajarlo un poco y pasar un rato en familia, hay días que vuelvo con el cuerpo roto pero con las energías renovadas.

  • Reservar un espacio de tiempo para bajar el ritmo.

Cuando hay que retomar tareas y las energías no me alcanzan, tiendo a arrastrarme de una obligación a otra y no parar en todo el día. Muchas veces no me doy ni cuenta y cuando llego a la noche estoy saturada al máximo y no he tenido ni un minuto de tiempo para pararme (y desde que tengo niños ya ni te cuento). A veces basta con 5, 10 o 20 minutos, el caso es parar, bajar el ritmo y despejar la mente. Lo ideal es la meditación, ejercicios de respiración, escuchar música o leer, pero si veo que no voy a ser capaz me escapo a pasear.

En estas semanas que nos está costando adaptarnos a los horarios, aprovecho el momento de sacar al perro para bajar el ritmo y pasear, si puedo sola o con el pequeño, a veces con algo de música… Es un rato que me permito relajar un poco la mente.

  • Soltar lastre.

A veces pienso que tengo demasiadas cosas que hacer y otras veces me doy cuenta de que lo que tengo son demasiadas cosas que me dan que hacer. Y es que sí, soy de esas personas que acumulan cosas para, por si, tal vez en algún momento las necesito o simplemente porque me traen recuerdos y no me permito desprenderme de ellos. Pero lo cierto es que todas esas cosas no sólo se acumulan en mi casa, sino también en mi cabeza y en mi día a día (hay que guardarlas, limpiarlas y mantenerlas) y suponen un peso y un obstáculo que no me permite avanzar.

Con el comienzo de temporada, he decidido soltar lo viejo y dejar sitio para lo nuevo, los nuevos proyectos, las novedades y nacimientos. No me puedo permitir seguir guardando recuerdos de los quince años si mi vida avanza y necesita espacio para evolucionar. Hace tiempo hice un reto minimalista que me enseñó mucho acerca de mi misma y la cantidad de cosas que guardo de forma innecesaria (puedes ver las conclusiones que saqué aquí) y con la vuelta a la rutina me planteo que me hace falta otro reto mucho más potente, deshacerme de la mitad de las cosas que tengo (voy a ir poco a poco, que no quiero que me de un síncope así de repente, ya te contaré cómo tengo pensado hacerlo).

  • Cuidar la alimentación.

Parece obvio que cuando tienes falta de energía necesitas alimentarte bien, pero a mi me pasa justo lo contrario: cuanto más floja me siento es cuando más tiendo a comer basura (alimentos muy calóricos, con demasiados azucares y harinas) que me hace un flaco favor, pues no aportan nada bueno más que al paladar.

Así que lo que estoy tratando de hacer es dejar la comida hecha cuando tengo tiempo (que no me pille el toro y cocinar lo rápido y fácil) ponerme los alimentos que mejor me vienen (frutas, verduras, frutos secos) más accesibles y apetecibles, para que cuando me da un ataque de hambre voraz no me de por comer lo que no interesa.

  • Tomar remedios naturales.

Hay veces que aunque me gustaría que los cambios fueran más progresivos, el ritmo viene marcado por las circunstancias y ni el cuerpo ni la mente pueden responder de forma adecuada. En esos casos la medicina natural puede proporcionar remedios que ayudan a superar los obstáculos de forma más calmada y que aportan vitalidad y una energía más positiva, controlando el estrés y el abatimiento.

A mi personalmente me gustan mucho las Flores de Bach o esencias floralesuso en concreto la de Urgencias de Marnys, porque ayudan a equilibrar el organismo sin producir efectos secundarios como muchos medicamentos y pueden tomarlas también los niños, y los elixirescomo el Rasamrita de Hiranyagarba, que es un potente destructor de la debilidad que favorece además en un montón de funciones vitales.


Esta es mi forma de volver a la rutina y superar el temido síndrome postvacacional de forma natural y sin agobios. ¿Qué te parece? ¿Aplicas tú algunos de estos pasos? ¿Tienes otras fórmulas para superar el bache? ¿Eres de las personas que afronta la “vuelta al cole” con alegría?

¡¡Me encantará que lo compartas!!

Mayra-PANGEA Mundo Natural

 

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (8)

  • May

    |

    Hola Mayra, encuentro estupendo que encuentres modos de atenuar el sindrome pos vacacional, si que la verdad es que volver a retomar el ritmo cuesta muchisimo. Lo de acostarse tarde, me identiico contigo, yo de noche nunca tengo prisa por dormir, yo mas bien suelo acostarme a las primeras horas del dia, una muy mala costumbre, pero me es muy dificil de cambiar.

    Saludos,May

    Responder

    • Mayra

      |

      Sí que es difícil, llevo varios días intentando acostarme pronto pero nunca consigo antes de las 12… y para mi eso es ya un logro!!!
      Luego se dan noches complicadas con los niños y cuando tengo que levantarme me arrepiento de no haberme ido a la cama a las 10 🙁
      En fin, poco a poco.
      Un saludo y gracias por el comentario!

      Responder

  • Sandra Teixeira

    |

    Voy a tomar en cuenta tus inteligentes tips, adaptándolos por supuesto. Es verdad lo que comentas de sentirse como si cargaras una losa, he tenido días en que siento que me arrastro en lugar de caminar, y no porque haya hecho mas cosas que otros días, sino porque me faltaba conectar algún enchufe que me diera la energía, como si la batería no se cargara del todo. Esta semana comencé a ir nuevamente al gimnasio (arrastrándome pero fui) y sorpresa!, me faltaba el ejercicio. A los 20 minutos de estar allí, ya no me sentía cansada, estaba mas animada, revitalizada y se me ocurrieron varias ideas. Pues esa losa es lo que yo llamo “la modorra” y no te deja arrancar. Así que a matar la modorra con ejercicio.

    Responder

    • Mayra

      |

      Pues sí, el ejercicio es básico… yo tengo que sacar algo más de tiempo, aunque de momento mi paseos mañaneros al perro con Erik en la mochila están sirviendo para activar el organismo y es cierto que la mente comienza a funcionar y a fluir las ideas.

      Responder

  • marta

    |

    Hola Mayra, muy bueno tu articulo, opino igual y trato de hacer lo mismo, la diferencia es que ya no tengo niños, ya soy abuela y ahora dispongo de mi tiempo con total libertad, pero hay que soltar, como dices, en mi caso hago tejido en telar, me encanta, una nueva tarea, estoy aprendiendo a tejer animalitos en crochet, flores, etc. muy lindo. Tambien hago cosmetica natural, tomo suplementos dietarios, y trabajo haciendo Pedicuria, masajes, depilacion en fin todo desde una perspectiva natural, y como hobby, ya a mi edad, lo hago porque me gusta, me siento util, ocupada, feliz. Tengo 62 años y sigo hasta que el cuerpo aguante, hay dias en que pareciera que me arrastro, pero me digo, Vamos Marta, estas sana y joven, Vamos… jajaaa. Un beso Mayra, y vamos todavia

    Responder

    • Mayra

      |

      Claro que sí, Marta!!! Ante todo hay que hacer cosas que nos llenen, que nos hagan sentir bien y que al final de la jornada te puedas acostar con la satisfacción de haber aprovechado otro día más.
      Me encantaría que nos contaras más cosas sobre todas tus habilidades, puedes darte una vuelta por el blog y compartir lo que quieras en los comentarios 😉
      Un abrazo enorme y sigue con ese espíritu tan dinámico!!

      Responder

  • Araceli Magdaleno

    |

    Hola Mayra :
    Pues no es fácil. Yo solo recordaría lo esencial de retomar o apegarse a la rutina de sueño , dormir temprano y levantarse naturalmente , temprano . Sé que con niños parece una tarea titánica,pero de cualquier forma , ellos también agradecerán el apego a la rutina a un ritmo mas funcional con la bilogía. Un abrazo , Ara

    Responder

    • Mayra

      |

      Totalmente de acuerdo Araceli. Yo he de reconocer que soy algo trasnochadora (suelo activarme a última hora de la noche y aprovecho muchas veces para adelantar trabajo o estudiar), y por lo tanto me cuesta más levantarme temprano. Pero tienes razón que es esencial seguir un poco el ritmo natural de los ciclos de luz y es algo que beneficia a toda la familia.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario!

      Responder

Deja un comentario

¿Quieres saber más sobre recetas de cosmética y limpieza ecológica, organización fácil del hogar, salud natural, nuevas fuentes de ingresos?

Comienza Hoy a Vivir Más Natural

Comienza HOY a Vivir Más Natural, un programa pensado para las personas que quieren tomar el control de su vida!!

Tus comentarios…

Mayra

|

Muchas gracias por tus palabras, Patricia 🙂
Un abrazo!

Mayra

|

Claro, Julieta, agrega un poco de agua caliente y remueve.

Mis amigas y amigos…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies de este Blog, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR